viernes, 27 de noviembre de 2015

Inmenso WILDE: de rodillas...


Oscar Wilde, leo " De profundis" , es capaz de llevarnos al precipicio de la lírica de puntillas
  y lanzarnos al vacío pleno del arte, de la belleza encarnada , de los sacramentos de amor que se reciben de rodillas...
A mí me gusta arrodillarme. Siempre que amo me arrodillo. Me sale. Me sale besar las rodillas y acariciar desde el suelo las manos;  y sentarme después  para escuchar con  mirada de eternidad  historias humanas de niños, as , y  de mayores...

Hay un rechazo  grande a ponerse de rodillas. Y quiero entender que quien así lo siente tiene emociones que mandan dentro. Pero yo quiero seguir arrollidándome ante el amor y ante el AMOR: Ante el Cristo amante, tan gratuito y  tan verdadero.Tan despojado y   tan bello. Cristo artista y poeta. Cristo sin miedo a la verdad que resplandece en el rostro del dolor.
Inmenso Wilde que has despertado  mi mañana. Y ahora escribo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario